domingo, 15 de julio de 2018

¿Estará bien ser sumiso y rebelde a la vez?


  Es una pregunta que me la hice varias veces desde que comencé a transitar los caminos D/s (Dominación / sumisión) y en base a mis humildes experiencias dentro del FemDom, trataré de dar la mejor respuesta posible a esta pregunta. Ojalá que las conclusiones a las que pueda llegar, satisfagan o faciliten el panorama de los demás que tengan dudas en ese mismo sentido.
  El FemDom tiene como razón, argumentar roles y poder dentro de la pareja. Partiendo previamente de la premisa SSC – Sano o Sensato, Seguro y Consensuado – cada pareja deberá adecuar esos roles y poderes a su propia búsqueda y conveniencia.
  Mucho escribí sobre lo paradójico que resulta en una relación D/s la cuestión de los límites, siendo el cumplimiento de los mismos la regla fundamental a cumplir durante la sesión o la convivencia, según sea el caso. Casualmente por esos límites particulares que la pareja establece, desde algunas corrientes del psicoanálisis se las califica como perversiones, porque se niega lo que La Ley establece como normal o permitido para las prácticas sexuales, para correrlos y crear sus propios límites.
  Por suerte para nosotros, existen varios planteamientos postmodernos que se refieren al BDSM en general, como un mundo de posibilidades, una cultura sexual creativa e innovadora, donde se encuentran infinitas formas alternativas de conseguir placer sexual, muchas veces apartando las prácticas sexuales convencionales, entre las cuales se encuentra el coito precisamente. El uso de prótesis ha liberado a las personas de las limitaciones de la anatomía, quitándole al pene su exclusividad.
  Los que optamos por transitar por el camino del BDSM o el FemDom, lo hacemos con la intención de buscar lo que no conocemos, lo que no está en la práctica vainilla del sexo convencional. Uno ve a la sociedad en general aferrada o adicta a la comodidad y la seguridad, tienen temor de ser víctimas del miedo o el pánico. El querer vivir así, suena lógico, pero en mi opinión adormece a las personas.
  Como adicto que soy a juegos en PC (sobre juegos de rol y simuladores), en varios de ellos me he topado con historias donde la sociedad se aferró tanto a la seguridad, que perdió por completo su libertad, cayendo víctima de regímenes tiranos y totalitarios que establecen para todo el mundo su propio SSC y entonces uno se convierte en un antihéroe que debe liberarlos del mal.
  Teniendo la posibilidad personal de poder comparar dos países y dos culturas completamente diferentes, puedo asegurar que hay poblaciones que son muy diferentes unas de otras, pero en general todas son cambiantes y superfluas. Donde los vínculos están muy debilitados, o muchos nos damos la posibilidad de ser objeto sexual de otros de diferentes maneras. Los deseos sexuales que antes solo se daban en el plano de la fantasía, hoy es perfectamente posible vivirlo y actuarlos.  
  Yo mismo, esta mañana antes de desayunar me puse a ver que nuevos juguetes para comprar con el solo propósito de satisfacernos con Mi Reina. Todo está ahí, al alcance de nuestra mano, para cualquiera que quiera vivirlo. Entonces me pregunto ¿Son nuestros deseos tan distintos? o lo que nos diferencia uno de otros es el coraje de querer vivirlos ¿Qué tan diferentes somos o lo que hay hipocresía en los demás?
  Sé que por naturaleza soy un rebelde y un luchador para que la sexualidad pueda diversificarse, igual que lo hace la música, por ejemplo: quiero algún día poder decir que soy un practicante del BDSM o del FemDom y que eso no tenga nada de malo, preverso o raro; sino que sea equivalente a decir soy Cristiano o soy Agnóstico, ni más, ni menos. Quiero vivir en una sociedad más tolerante con lo diferente.   
  Dentro de ese mismo respeto y tolerancia del que hablo para con los demás, daré comienzo a la segunda parte de mi respuesta y conclusión de si está bien o no ser rebelde. Pero esta vez dentro de la pareja.
   Me considero sumiso, pero con carácter. Creo que ese carácter rebelde y pensante, es lo que a la larga más le termina gustando a Mi Reina, porque le da la tranquilidad de saber que cuando algo no esté bien, uno dará señales de advertencia para detenernos a evaluar la situación. Por eso mismo, sea más apropiado decir que Mi Reina se ve beneficiada, porque no hay otra intensión en mí, que mejorar y consolidar todo lo que fuera posible nuestra relación. Aunque para ello, tengamos que pasar por procesos de negociación y discusión por el bien de ambos. No dejo de ser sumiso por no callarme ante la injustica, tampoco callaría socialmente para consentir lo que está fuera de razón o no tiene debida justificación.
  Puede que haya algunas Amas o Dóminas que desprecien a sumisos así, porque piensan que estos no se ajustarán debidamente a sus caprichos. Pero en cambio yo sabría admirar a la buena Ama que aprecie y sepa llevar bien a un sumiso, valorando el gran potencial que hay en él.
  Otro punto del que leído mucho y en el que llevo la contra, es que las sumisas deben ser cogidas o folladas (para l@s amig@s de España) en todo momento y de todas formas posibles y ellas deben estar siempre predispuestas. Mientras que para los sumisos, lo es la castidad y la abstinencia. No lo entiendo y personalmente no lo acepto, porque yo quiero gozar sirviendo a Mi Reina, pero también la quiero gozar sexualmente hablando. De otra manera preferiría servir a otra que mínimamente me de recompensas y alegrías. Tomaré palabras del escritor argentino Cesar Fernández para reforzar lo que quiero decir: “Todo lo que no se hace carne, se convierte en fantasma”.
  No dejo de ser sumiso, si estoy reconociendo en todo momento que necesito de alguien a mi lado para que me eduque, guíe, enseñe, me acompañe a explorar y descubrir, etc. Sé que el precio por ello es el servicio, la utilización, la humillación, la cosificación, etc., pero indirectamente esas situaciones son positivas porque fortalecen el carácter, la paciencia y la tolerancia.
  Yo siempre le digo a Mi Reina que mi peor enemigo está en mi mente, pero es algo que no se puede anular, ni desconectar. Es más, me atrevería a afirmar que mi órgano sexual más importante es mi cerebro y es ahí donde más se debe trabajar para mantenerme enamorado, luchador, positivo y activo, productivo, excitado y servicial. De esa forma, el rebelde en mí, estará apaciguado y tranquilo.

jueves, 12 de julio de 2018

Espinas sobre las sábanas


   Lady Eros me hizo un hermoso regalo esta noche y ojalá también sea del agrado de l@s demás lectores amig@s del Blog
 Espinas sobre las sábanas

Su camino a mi corazón estará lleno de espinas,
No te será nada fácil llegar a palparlo
Si lograras hacerlo y pasar todas mis pruebas
Te auguro; gozarás de la suavidad de mis pétalos
Aquellos, los más coloridos y frescos

Es así Mío, una promesa y un desafío para ti
Hay un capullo muy dispuesto y esperando
A ofrecerte toda la fuerza de mi florescencia
Y que inundará cada rincón de mi habitación

Te espero a ti Florista Mío
Con tu florero dulce, en circunstancia para recibir mi tallo
Te espero en la tierra de mis dominios,
Dominio de los que no saldrás sin llevarte mi marca

Quiero ver la reverencia en tu rostro
Cuando la sangre palpite fuerte en mis ojos
Este juego que estamos comenzando juntos
Destrozará tu cuerpo en pedazos

Y con la fuerza que galopa mi amor
Seré más rápida que tu mente
Entonces te encerraré en mi Jaula
Hasta que reciba tu corazón sumiso
Como pago por haberte permitido llegar tan lejos

Lady Eros
XII-VII-MMXVIII


Nada podrá separarnos


  Unos versos para Mi Reina Lady Eros. Estos versos tratarán de crear una poesía y una poesía que trata de describir un momento; un comienzo muy difícil y accidentado. Donde las fuerzas externas nos unieron y nos forzaron a luchar juntos, cuando lo que buscaban, no era otra cosa que destruirnos y separarnos.
Nada podrá separarnos
Que te hayan hablado bien, o mal de mí
En estos momentos, ya no me importa en lo absoluto
Te advirtieron sobre mi “modus operandi”
Como si fuera un personaje peligroso y maléfico
Pero aquí estoy, aquí me tienes postrado ante ti Mi Reina
¿Te das cuenta que sólo soy un hombre común y corriente?
¿Qué mal puedo hacerte?
Si hasta ahora lo único que hice fue ayudarte y servirte

No creo haber sido yo el que te hizo llorar
Ni el que llenó tu vida de dolor y desilusión
Tampoco fui el que por despecho te dejó en la calle
Queriendo doblegarte de la manera más cruel
Al no poder dominar a una Leona de tu calibre
Yo no podía quedarme con los brazos cruzados
O ser un testigo mudo he insensible ante tal situación

No nos pueden hablar de amor, si ni siquiera pidieron perdón
Estoy convencido que su tiempo ha pasado
Creo haberme convencido que no merecen una explicación
Porque cuando te fallaron, fui yo el que te vio llorar
A ellos no los quise ofender, pero esta vez les toco perder

Pero ya no me importa lo que pasa afuera
Encerrado solo, aquí en tus Dominios
No puedo enterarme de nada
Siento que hay un fuego, un infierno al otro lado de la puerta
No puedo, ni quiero verlo, pero lo siento
Ese fuego que quiere incinerarme y destruirme
Me está ayudando a mantenerme caliente y abrigado

Te lo repito Mi Reina, ya nada me importa
Solo me quedaré aquí esperando
No sé cuánto tiempo te tomará volver
Pero no te preocupes, aquí te esperaré
No me pidas que salga corriendo a buscarte
Eso no nos sirve de nada
Porque no sé cómo sobrevivir en la calle

Estando aquí encerrado, entre cuatro paredes y un teclado
Puedo cuidar mucho mejor de mis sentimientos
Las interferencias del mundo no pueden afectarme
La comunicación con tu corazón es directa
Trabajo muy duro por nuestro futuro
Lamentablemente lo mejor está por venir, está adelante
Ahora solo puedo mejorar lo que ya tenemos

Ya no recuerdo quien era yo
Tu aparición, casi que borró mis memorias
Pero sí sé, que estaba en caída libre
Entonces, tu voz hiso que abriera los ojos
Aunque mi rutina siga siendo la misma
Comienzo a trabajar cuando el sol salé temprano
Y por las noches busco refugio
Durmiendo en las sábanas de tu habitación

Algunos me dicen que no es vida la que estoy llevando
Pero cómo hago para explicarles de tu existencia
Si tu presencia es algo fantasmagórico para ellos
Me ven como si no hubiera siluetas en mi horizonte,
Piensan que mis noches no tienen estrellas
Y sin embargo yo siento que son todos ellos los que no tienen vida
Los que no tienen una causa para luchar y una razón para existir

Mi Reina, todo estará bien
Muy pronto pisarás la alfombra roja que lleva a tus Dominios
Ese día me darás el gran premio por haberme mantenido fiel
Por haber luchado y defendido nuestros proyectos
Convirtiendo las fantasías y sueños en realidades concretas
Entonces la mejor melodía llegará a mis oídos cuando digas:
“Los has hecho muy bien Mío, Tu Reina está complacida de tenerte”